DESCARGAS Y COMPLEMENTOS INFORMATIVOS

TRATAMIENTOS

TRATAMIENTOS
TIPOS DE ENFOQUES PARA SU TRATAMIETNO

VISITA NUESTRA PÁGINA ALTERNA

lunes, 3 de noviembre de 2008

Células madre contra el Parkinson


Temblores se reducen a las 48 horas. La terapia ayuda otras enfermedades

Los temblores causados por el mal de Parkinson pueden reducirse, casi en su totalidad, en 48 horas. Lo mismo ocurre con severas secuelas de un accidente cerebrovascular o con las consecuencias de una artrosis avanzada: en un par de días, una persona que estaba prácticamente incapacitada, se levanta y comienza a andar.  Suena a milagro pero, en realidad, es una nueva terapia médica basada en esas pequeñas células que sí se han convertido en el milagro de la medicina: las células madre. Según su creador, el hematólogo argentino Edgardo Celi, los efectos son tan veloces que incluso a ellos les sigue sorprendiendo, a pesar de haber realizado investigaciones y pruebas durante diez años y tratamientos por más de dos. Sin embargo, enfatiza en que no es nada sobrenatural, sino sólo un buen aprovechamiento de las funciones naturales del cuerpo. El nombre completo es terapia celular regenerativa con células madre autólogas.  "En los casos de accidentes cerebrovasculares y Parkinson que hemos tratado, siempre nos asombramos porque hemos visto a personas que han sufrido invalidez motora durante años y en dos días se levantan de la silla de ruedas. En el Parkinson, por ejemplo, 120 minutos después de aplicada la terapia, en pacientes que son incapaces ya de vestirse o comer solos, la rigidez desaparece, y en 48 horas, los temblores disminuyen de tal manera que pueden ser independientes de nuevo. El proceso regenerativo se completa, totalmente, en 40 días", asegura Celi, quien estuvo en Caracas en visita profesional al único laboratorio que aplica su técnica.  La clave de la terapia es que multiplica la cantidad de células madre que distribuye la sangre por el cuerpo. Normalmente, en 15 minutos, el torrente sanguíneo reparte 500 células madre. Con la terapia, este número se multiplica hasta los cinco millones de células.  La técnica La explicación sencilla de la técnica empleada tiene tres etapas: extracción, tratamiento y devolución de las células madre al cuerpo del paciente.  Con una punción, el médico extrae células madre de la médula de algún hueso del paciente, que suele ser el esternón, porque es más blando que el resto del esqueleto. En laboratorio, se les aplica un tratamiento para convertirlas en una dilución de células centrifugadas y poder devolvérselas al cuerpo, a través de una inyección intravenosa.  Una vez en el torrente sanguíneo del paciente, las células madre se encargan del resto: se reparten por todo el organismo y, gracias a un proceso denominado quimiotácsis, detectan los tejidos que requieren mayor regeneración y actúan inmediatamente sobre ellos.  Hasta los momentos, las enfermedades que se han beneficiado más con este tratamiento son las neurológicas como Parkinson, secuelas de acv, esclerosis y artritis y similares. Sin embargo, en pacientes diabéticos esta terapiatambién ha demostrado su eficacia pues las células madre actúan sobre el páncreas corrigiendo deficiencias en la producción de insulina.  "En estos momentos, estamos realizando estudios con enfermos de Alzheimer y determinando, además, cada cuánto tiempo es conveniente hacer mantenimiento a los pacientes ya tratados, porque no sabemos si es preferible hacerlo al año o esperar dos años después de la primera intervención", agrega.  Otras aplicaciones que Celi y su equipo de médicos -en Caracas lo aplica la doctora Alami Rivero- han dado a esta terapia de células madre autólogas, es contra el envejecimiento y "en ocasiones, sólo como prevención porque existen pacientes que están bien y quieren seguir estando así".  El paciente debe saber, sin embargo, que este tratamiento con células madres no cura la enfermedad. Lo que hace es disminuir sus efectos y mejorar su calidad de vida. Celi explica que, hasta los momentos, los efectos secundarios registrados son de muy baja intensidad: "En una de cada diez personas hemos detectado un leve decaimiento, fatiga espontánea al día siguiente", asegura.  En Argentina, Celi ha tratado cerca de 400 enfermos con esta terapia y en Caracas, Alami Rivero ha realizado 70 tratamientos, "todos exitosos", según afirma. El rango de edad que el hematólogo establece para la aplicación de esta terapia es desde los diez hasta los noventa años.  "Las células madre no son milagrosas, sólo reparan, a diario, el organismo. La única diferencia que hace esta terapia es que las saca de su escondite y las pone a funcionar", concluye Celi.

Giuliana Chiappe http://www.eluniversal.com/2008/11/03/ten_art_celulas-madre-contra_1126150.shtml